INTUS LEGERE

In perseverare conatur

Posts etiquetados ‘dimension afectiva’

El hombre emotivo. Entendiendo las emociones.

Publicado por pablomiozzi en 27 mayo, 2006

Emocion

El hombre es un ser que vivencia siempre con una dimensión afectiva. Esta dimensión construye junto a la percepción de los hechos, nuestra realidad, la realidad del mundo al que nos enfrentamos y el que reconstruimos constantemente “teñido” de emociones. No es casual que usemos este término que deviene del latin “movere” y se ha utilizado de muy diversas formas, hasta llegar a asociarse con la motivación y los impulsos, que mantienen al hombre en tensión con el entorno. Para nuestra práctica en las negociaciones es importante destacar esta dialéctica de la construcción de la realidad. Es importante comprender que esta realidad se ofrece en perspectivas individuales y es teñida por las emociones; lo objetivo deja de ser percibible por imposiciones de nuestra propia biología y el lenguaje cobra un papel principal. Las emociones son detectables por cuanto se expresan mediante patrones fisiológicos reconocibles y estereotipados, poco controlables intencionalmente. Veamos cuál es el efecto de las emociones sobre nuestras conductas.

De acuerdo a su intensidad solemos clasificarlas en:

  1. Emociones: gran intensidad y corta duración.
  2. Sentimientos: menor intensidad pero mas estables y permanentes. Se nos presentan como “estados de ánimo” de las personas.
  3. Pasiones: gran intensidad y perduración.

Las bases neurales de los procesos emocionales implican a todas las partes del cerebro, sin embargo dos son las áreas más importantes: el hipotálamo y el cerebro límbico. Sin entrar en mayor detalle sobre este punto, para lo cual puede recurrirse a cualquier texto de neurociencias, me interesa dejar sentado este principio a efectos de situar en el contexto de nuestra fisiología, a los procesos emocionales.

Dado que es inevitable tener emociones, que el hombre vivencia en una dimensión afectiva, que todo lo que percibimos genera una emoción, sobreviene tal vez la pregunta ¿en qué nos afectan las emociones? O lo que es equivalente ¿qué funciones cumplen las emociones?

Primeramente señalaremos que ellas adaptan nuestro cuerpo y procuran mantener el equilibrio interno de nuestro organismo. Aquí se ponen en funcionamiento el sistema nervioso autónomo, el sistema endocrino, el sistema inmunológico. Así frente a la presencia de algo que implica un grave peligro para nuestra vida, todos estos sistemas intervienen preparando el organismo para una rápida reacción que actúe procurando la supervivencia, la palidez del rostro (signo de una vasoconstricción por liberación de adrenalina), dilatación de las pupilas, taquicardia, entre otros síntomas, configuran un organismo preparado para reaccionar al estímulo presentado.

Luego, señalaremos la emoción como facilitadora de una comunicación social, la expresión de las emociones conforma una comunicación con otras personas, es lo que se  refiere como metacomunicación.

Por último las emociones representan una experiencia subjetiva, mediante la cual cada uno de nosotros reconoce el estado emocional en que se encuentra pudiendo actuar en consecuencia. No es normal emitir un mensaje cuyo significado esta basado en la tristeza cuando nuestra expresión corporal es de notoria alegría y exaltación.

Como vemos las emociones nos afectan de varias maneras, cada experiencia está sujeta al modo de sentir de cada persona. Lo que determina que no son los hechos objetivos sino la interpretación subjetiva de esos mismos hechos, lo que configura la situación a la que se enfrenta el individuo.

De aquí que en cada negociación tengamos que evaluar primeramente nuestro estado emocional y cómo nos juegan/determinan las emociones el conflicto sobre el cual actuar. Pero tan importante como esto, es reconocer en las otras partes el estado emocional en el que se encuentran, cómo el conflicto los afecta emocionalmente, y si se encuentran en un estado emocional agitado. Este reconocimiento de la dimensión emocional presente en toda interacción humana (aún y primeramente en la esfera individual), es de vital importancia a la hora de plantear una táctica en la negociación, facilitando el proceso de la comunicación humana, reconociendo al otro prójimo como legítimo ser humano, completo y limitado en su naturaleza, tal cual nosotros, ambos sentados en una mesa, intentando el gran juego de la negociación, ambos en el mismo juego de la vida.

Publicado en Cuestiones del ser, Negociacion, Psicología | Etiquetado: , , | Leave a Comment »

 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.